ES

Os contamos los beneficios y preparación del matcha latte

Si hay una bebida capaz de conquistar el paladar de los foodies más sibaritas y cumplir con las exigencias de las personas más healthies, esa es el matcha latte. Lo hace con su delicioso sabor, su atractivo color y las numerosas propiedades nutricionales de sus ingredientes. Y es que este preparado de té matcha se puede consumir tanto caliente como frío y combina igual de bien con leche vegetal o de vaca.

Además, gracias a las altas dosis de L-Teanina y catequinas que contiene el té matcha, esta bebida es perfecta para dar energía sin estresar, para aumentar la concentración y para evitar la retención de líquidos. Un auténtico placer para aquellos que necesitan una ayuda extra para activarse por las mañanas y al mismo tiempo buscan cuidar su salud.

¿Te gustaría prepararlo al estilo PdePÀ? Lo que convierte en irresistible nuestro matcha latte son los ingredientes que utilizamos para su preparación: siempre de alta calidad.

Lo que convierte en irresistible el matcha latte de PdePÀ son sus ingredientes de alta calidad

Así, optaremos por un té matcha en polvo y nos decantaremos por leches vegetales que difuminen su toque amargo sin aplacar su sabor y textura. La de almendra, la de avena, la de avellana o la de soja son una buena opción. A la hora de elegirla, siempre deberemos fijarnos en el porcentaje de cereal, legumbre o fruto seco que lleve: cuanto mayor sea, mejor.

Ingredientes:

  • ¼ de taza de agua caliente
  • 1 taza de la leche vegetal que nos guste más
  • 1 cucharadita de té matcha en polvo
  • 1 pizca de canela
  • Azúcar moreno o tu endulzante favorito al gusto

Preparación:

1.

 Calentaremos el agua en un cazo.

2.

 Disolveremos en ella el té matcha con ayuda de un batidor de bambú o, en su defecto, una varilla o cuchara.

3.

 Calentamos la leche vegetal que más nos guste.

4.

 Una vez infusionado el té, lo mezclamos con la leche vegetal ya caliente.

5.

 Si queremos, también podemos añadir el endulzante que prefiramos (azúcar de caña, dátil triturado…).

6.

 Espolvorearemos canela por encima y… ¡a disfrutar!

Si preferimos saborear el matcha latte en su versión fría, no calentaremos la leche vegetal.