PdePà prevé triplicar su facturación en dos años.
La cadena de panaderías de Lloret factura dos millones.

A Nino Gómez, fundador de PdePà, una cadena que combina el negocio de panadería y cafetería con sede en Lloret de Mar, le gusta explicar que inició la actividad “por accidente”. A pesar de que el sector en el que empezó, el de la construcción e interiorismo, no tenía nada que ver con el de la hostelería, en el 2014 abrió su primer local en el municipio costero.
“Una panadería hizo suspensión de pagos y vimos que existía un vacío de este sector en la zona”, explica el fundador de PdePà. Por eso, reorientó el negocio de venta de sanitarios que pretendía abrir en Lloret por el de una panadería. Ahora cuenta con cuatro locales (uno en Girona y tres en Lloret de Mar) y su plan de expansión prevé alcanzar los 20 establecimientos en el 2020.

Entrevista completa.